phone_in_talk96 134 07 88 watch_laterLun. - Vie. 10:00 a 19:30 / sab. 10:00 a 13:30

Blog

Consejos

Vacaciones en otoño: peligro de heladas

yakartnieveCada vez queda menos para que empecemos a notar la bajada de las temperaturas, y una escapada con la caravana en otoño nos puede deparar muchas sorpresas, sobre todo si vamos a algún camping de montaña.

Sobre todo a primera hora de la mañana, podemos encontrarnos tanto el camping como la carretera helados y para ello hay que estar bien preparados.

Muchos propietarios de caravanas y autocaravanas ya están acostumbrados a viajar en otoño y en invierno con condiciones climatológicas adversas, pero otros aún tienen muchas reservas y se hacen preguntas tales como ¿Qué hago si se me rompe la calefacción? ¿Qué pasa si me quedo atascado en el hielo? ¿Y si se me congela el sistema de agua?

Las vacaciones en caravana en un clima frío hay que probarlas alguna vez, pues es una pena utilizar solo medio año o menos nuestro vehículo. Pero irse de vacaciones en estas condiciones requiere una mayor planificación y pensar en cosas que en verano no se nos ocurrirían.

En primer lugar es conveniente llamar al camping al que tenemos pensado asistir con antelación, pues hay campings que no están abiertos todo el año o que no disponen de servicios suficientes como para hacer vida en condiciones frías.

Aspectos a tener en cuenta antes de partir:

La calefacción es un aspecto importante en la caravana. Los fabricantes lo saben y suelen prestar especial atención en este ámbito. Aún así nunca está de más comprobar su buen funcionamiento antes de partir.

También es necesario planificar las rutas que se van a hacer, conocer si tienen tendencia a congelarse a ciertas horas del día, pues puede que el vehículo requiera de cadenas o de un sistema de tracción en un momento dado, y en esas condiciones el neumático debe ser capaz de transmitir fuerza motriz. Además es conveniente comprobar la presión de las ruedas para no llevarse ningún susto durante el viaje.

Otra duda es la de si utilizar neumáticos de invierno o de verano y la solución está en comprobar la temperatura media del lugar que se quiere visitar, pues a partir de los 7º, el compuesto de caucho de los neumáticos de invierno genera más agarre que los de verano.

Cargar completamente la batería también puede ser una baza a nuestro favor, además de llenar el depósito de los parabrisas de líquido limpiador anticongelante, pues es importante tener buena visión al volante.

Llevar bombillas y faros de repuesto para las luces traseras también es un punto importante, pues la niebla o la lluvia nos pueden complicar la visión si se nos estropea un faro y no tenemos recambios.

Por último, no cuesta nada comprobar el buen funcionamiento de la tecnología de abordo y asegurarse de que el sistema de ventilación está libre de suciedad.

Esperamos que estos consejos os convenzan para hacer una escapada y vivir la experiencia de unas vacaciones otoñales en la montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *